Aventuras en la naturaleza para toda la familia 2/2

BLG

Bici de montaña por Cuenca

Aventuras en la naturaleza para toda la familia 2/2

En tierra firme…

El senderismo –huyamos del trekking, anglicismo extendido en los últimos años- es una experiencia el alcance de cualquiera. Adaptando el recorrido a nuestras capacidades y condiciones físicas podemos disfrutar del entorno con la ayuda de nuestras piernas. Toda Castilla-La Mancha está cuajada de rincones susceptibles de recorrerse con el morral al hombro. Desde cortos paseos (rutas de una mañana o una jornada de duración) hasta los largos recorridos por senderos señalizados que cruzan grandes extensiones de territorio, disfrutando de sierras, valles, prados y cumbres montañosas, cualquier rincón de la variada naturaleza castellanomanchega es propicio para recorrerlo a pie. Sin duda dos lugares que no deben faltar en los planes de los amantes del senderismo son los parques nacionales de las Tablas de Daimiel y de Cabañeros. 

Senderismo en CabañerosSenderismo por el río Estena en el Parque Nacional de Cabañeros.

Algo más de esfuerzo y equipamiento requiere la bici de montaña. Hoy es habitual encontrarse con estos “jinetes” con su “montura de metal” en cualquier camino o senda. Las opciones son variadas dependiendo de nuestra pericia y preparación, desde las rutas más “cañeras” por el Alto Tajo, la Serranía de Cuenca, los Montes de Toledo o la Sierra de Alcaraz, a las más asequibles vías verdes (antiguos trazados de ferrocarril en desuso reutilizados como itinerarios no motorizados para ser recorridos a pie y en bicicleta); en Castilla-La Mancha se encuentran habilitadas la de la Sierra de Alcaraz (Albacete); la de Poblete, el Carbón y la Plata y las Minas de San Quintín (Ciudad Real); la del Tajuña (Guadalajara); y la de la Jara y el Trenillo (Toledo).

Bici de Montaña en Cabañeros

Otra forma de conocer los parajes naturales de Castilla-La Mancha es a través de las rutas a caballo que encontramos casi en toda la región. Algunos lugares donde se ofrece la experiencia son el Valle del Tiétar (en La Iglesuela, Toledo), las riberas del río Júcar (Alcalá del Júcar, Albacete), los Montes de Toledo (Navahermosa), las lagunas de Ruidera y Campo de Montiel (Ossa de Montiel, Ciudad Real), La Alcarria (Torija) o el Valle de Alcudia y Sierra Madrona (Fuencaliente, Ciudad Real).

Rutas a caballo

…y en su interior

La espeleología o exploración de cuevas y cavidades subterráneas es toda una aventura también apta para toda la familia. Nos adentramos en mundo especial cuajado de secretos. Ríos, lagos, estalactitas y galerías sumidos en la oscuridad que nos ofrecen una experiencia inolvidable. En Castilla-La Mancha, y siempre para iniciados con la ayuda de guías o expertos, son muy variadas las posibilidades para disfrutar de un viaje al “centro de la tierra”.

La cueva de los Chorros del Río Mundo en Riopar (Albacete) es uno de los referentes de la espeleología nacional con sus 50 kilómetros de galerías exploradas; en esa misma provincia también se pueden visitar distintas cavidades en las cercanías de Yeste o Alcalá del Júcar. Una visita muy especial es la que ofrece la cueva de Montesinos en Ossa de Montiel, donde además podremos rememorar uno de los más célebres pasajes de Don Quijote de la Mancha.Los alrededores del embalse de Buendía también ofrecen interesantes opciones como las visitas a las cuevas del Espejuelo, la Micaela o la Ramera. En Cuenca se pueden visitar las cuevas del Tío Manolo, la del Tío Daniel, la de los Moros o la del Boquerón de la Toba, esta última ofrece un recorrido más largo con zonas que habrá que cruzar a nado. El Alto Tajo es otro de los escenarios donde podemos acercarnos al mundo de la espeleología; en Guadalajara se encuentran además la cueva de la Bruja y la del Lutero.

Montesinos Cervantes Don QuijoteCueva de Montesinos.

Por aire

Ver la tierra desde el cielo es una de esas sensaciones que dejan huella. Aquí la adrenalina gana enteros, es imposible que el corazón no se acelere al máximo y la experiencia no se olvida con facilidad.El puenting es una de esas actividades que te deja sin aliento, lanzarse al vacío atado con una cuerda no es apto para todos los público, pero el “subidón” está asegurado (siempre, no nos cansamos de repetirlo, de la mano de expertos profesionales). El parapente es otra de esas experiencias que no dejan indiferentes, volar literalmente es entrar en contacto con otro mundo, allí arriba todo se ve de otra manera. Con la oportuna formación el reto no es tan complicado como parece. Uno de los lugares más conocidos de la región para practicarlo es el paraje de La Muela’, situado en Alarilla (Guadalajara).Y ya puestos a volar, ¿por qué no saltar en paracaídas? todo un paseo por las alturas que  podemos experimentar acercándonos al aeródromo de Lillo (Toledo).

Estas que os contamos son solo algunas de las muchas ofertas y posibilidades que para los amantes de la adrenalina ofrece Castilla-La Mancha, pero hay muchas más que el viajero podrá ir descubriendo en el fascinante territorio de la región. Y recuerde que siempre debemos mantener una actitud y un compromiso ante el entorno, y respetar y participar en la conservación de los recursos naturales de los que disfrutamos y que tanto nos ofrecen.

Más experiencias en Aventuras en la naturaleza para toda la familia 1/2

17/08/2017
subir