La Alcarria de Cela (1)

BLG

Trillo Blog

La Alcarria de Cela (1)

«Parece que no, pero, en el campo, sentados al borde de un camino, se ve más claro que en la ciudad eso de que, en el mundo, Dios ordena las cosas con bastante sentido». Son palabras de Camilo José Cela, premio Nobel de literatura y cuyo centenario se celebra durante este 2016. Las deja escritas en su Viaje a la Alcarria, libro publicado en 1948, y que narra las diez jornadas que empleó el escritor en recorrer a pie, en burro, carro y autobús cerca de 300 kilómetros por los pueblos, valles y campos de esta comarca de la provincia de Guadalajara.

Es esta una tierra de parameras, campiñas, estrechos valles, cerros pulidos por la erosión y fértiles vegas que conviven con los campos de cultivo. Cela encontró en ellas el paisaje de una España de posguerra con pequeños pueblos cargados de historia y disfrutó de un camino plácido disfrutando de la sencillez y encanto natural de sus pobladores. Hoy ese paisaje no ha cambiado en exceso y, por fortuna, buena parte del rico patrimonio histórico y cultura hoy reluce en todo su esplendor.

Queda el viajero invitado a recorrer en estas líneas que siguen y de la mano de Cela -con cuya obra La Alcarria se hace universal- una comarca cuajada de bellos rincones, delicada naturaleza que invitan al sosiego y el relajado disfrute del camino.

Guadalajara Infantado Blog Palacio del Infantado, Guadalajara.

Partía el escritor un 6 de junio de 1946 desde la madrileña estación de Atocha. El tren le llevaría hasta Guadalajara donde comenzaría su periplo. Si el viajero quiere ser fiel al relato de Cela, debe comenzar la ruta desde la estación, cruzar el puente sobre el río Henares y enfilar la subida hacia el Palacio del Infantado entonces en ruinas y que hoy luce espectacular. Tras cruzar Tarecena y Valdenoches, la llegada a Torija está presidia por la imponente estampa del castillo medieval. En la Torre del Homenaje de la fortaleza abre sus puertas el Museo del Viaje a la Alcarria que alberga objetos personales utilizados por el Premio Nobel en su recorrido por tierras alcarreñas, ediciones únicas de la obra, fotografías, mapas y utensilios artesanales de la década de los 40 y que Cela nombra en alguno de sus escritos.

«El viajero, de nuevo en la carretera, recién descansado, piensa en las cosas en las que no pensó en mucho años, y nota como si una corriente de aire le diese ligeramente en el corazón». Son las palabras de Cela en el camino hacia Brihuega. Preciosa y tranquila, conserva un entramado medieval con mucho encanto. Murallas, puertas, iglesias y casonas se asoman a nuestro paso. No hay que dejar de visitar la Real Fábrica de Paños y sus espléndidos jardines, y las Cuevas Árabes, que ofrecen un laberíntico y mágico recorrido.

Brihuega

Brihuega.

Cela continúa su viaje siguiendo, río arriba, el curso del Tajuña. El verde y frondoso paisaje acompaña al viajero a su paso por Cívica y Masegoso de Tajuña. «Cívica semeja una aldea tibetana o el decorado de una ópera de Wagner», escribe Cela; hay que detenerse y pasear por este peculiar entramado de ventanales, puertas y arcos, y relajarse ante la cascada de la Cueva de la Mora. El escritor finaliza su tercera etapa en Cifuentes, bellísima localidad que ofrece un rico abanico monumental. Con el castillo del siglo XIV presidiendo su perfil, el paseo sosegado por sus calles y plazuelas permite descubrir casas, iglesias, conventos, portadas y ermitas que encierran una intensa y rica historia.

Cifuentes Blog Cifuentes.

El camino sigue el curso del río Cifuentes. Cruza Gárgoles de Arriba y de Abajo para llegar a Trillo, donde unas espectaculares cascadas sirven de recibimiento a las aguas que vierten al Tajo. El entorno es espectacular. Hay que acercarse a sus puentes y a la Casa de los Molinos (la edificación con más solera del pueblo) para entender la simbiosis del caserío con el agua que ha modelado su paisaje y su historia.

Trillo Blog

Trillo.

Continuará...

15/09/2016
subir