Iglesia de Santa Catalina. Patrimonio

aquí

Iglesia de Santa Catalina

Caudete (Albacete)GPS: 38.7033, -0.988821

Edificio de planta de cruz latina con amplio crucero y cúpula de media naranja.

Nave principal con bóveda estrellada y coro del s. SVI en estilo gótico. Crucero, cúpula, altar mayor y fachada son una ampliación barroca del s. XVIII.

La iglesia parroquial de Santa Catalina aúna con singular equilibrio los estilos gótico, renacentista y barroco.

Desde el s. XVI aparecen ya documentadas las obras que sucesivamente se realizaron en el templo. En esta época se concibe como un templo de nave única con gruesos muros, capillas entre contrafuertes y hermosa bóveda estrellada con terceletes, en estilo gótico catalán. Del s. XVI data también el coro, cubierto con bóveda de crucería. Ambas son obras atribuidas a Joan Roque de Batea, que fue maestro de obras del edificio de 1556 a 1562.

A mediados del s. XVIII la parroquia de Sta. Catalina se verá sometida a una profunda reforma, atribuyéndose el diseño de la planta, portada y alzados al carmelitano José Alberto Pina. Con estas nuevas obras el templo adquiere su morfología actual: planta de cruz latina con capillas transformadas en naves laterales y amplio crucero que no sobresale en planta. Dicho crucero se corona con cúpula de media naranja sustentada por pechina, con una altura total de 26 metros y recubierta al exterior de cerámica azul vidriada. En la parte interior, y sobre las pechinas, aparecen las imágenes pintadas al fresco de los arcángeles: San Miguel, San Rafael y San Gabriel, además del Ángel de la Guarda.

Del s. XVIII son también la capilla de la Comunión y las dos fachadas de la iglesia, la principal y la citada de la comunión, coronadas ambas con remates de perfil mixtilíneo propios del barroco final.

El templo conserva algunas imágenes de factura barroca, entre ellas un Niño Jesús del s. XVIII, realizado en madera tallada y policromada. La obra es atribuida a Roque López, discípulo aventajado de Salzillo y escultor de amplia producción en tierras de Albacete. En honor a esta imagen se celebran los Bailes del Niño en Navidad y Reyes.

Su única torre exterior data de 1499, coronada en 1756 con un nuevo campanario rematado con chapitel. El campanario aloja cinco campanas de bronce, tres de ellas del s. XVIII. La campana de mayor tamaño, 813 kilos, es la llamada Sta. Catalina, le sigue Jesús, María, José y el Arcángel San Miguel, con 602 kilos, siendo ésta, además, la más antigua de todas. A las más pequeñas se las conoce por los nombres de Rosario, Dolores y Micaela.

En el camarín de Santa Catalina se conserva un precioso pavimento cerámico de estilo rococó. En la composición aparecen ramas, hojas y flores de fantasía, pájaros, cintas textiles y cestos de mimbre, recogiendo lo más exquisito de la iconografía rococó. Se trata de una obra de gran complejidad, naturalismo y policromía, fechada entre 1790 y 1800.

La iglesia está declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento desde 1992.

De interés por la zona
subir