Iglesia de Santa Clara. Patrimonio

aquí

Iglesia de Santa Clara

Molina de Aragón (Guadalajara)GPS: 40.844, -1.88615

Al exterior se aprecia perfectamente la planta del templo de una única nave con crucero marcado y cabecera compuesta por presbiterio y hemiciclo en cinco paños y los dos restantes se aplican al codillo que inicia los tramos rectos.

La puerta se abre en el brazo del transepto sur con tejado que apoya en canecillos y metopas de rosetas multiformes como único adorno. Forman su abocinamiento cinco arquivoltas, con la típica combinación de boceles, nacelas y chambrana de puntas de diamante, que voltea en columnas pareadas, muy finas y sobre alto plinto, con capiteles de cesta de gran esbeltez y ábacos moldurados. Los soportes del arco interior, donde se coloca más tarde un tímpano con inscripciones, se anillan en su parte central.

Todos los aleros de Santa Clara descansan sobre canecillos de modillones.

En el interior, el hemiciclo se cubre con bóveda de horno apuntada, precedida por un arco doblado, e igualmente apuntado, que descansa sobre haces de dos columnas de diferente grosor y sólo un vano abocinado, bajo arco de medio punto con molduras en resalte y columnas con capiteles foliáceos muy planos, constituye su iluminación. Los muros del tramo recto en cambio se perforan con dos ventanas y sobre ellos descansa una bóveda de cañón ligeramente apuntada.

Los arcos de crucero son iguales al triunfal y apoyan sobre los capiteles con decoración diversa: esquemática con motivos vegetales. El cuerpo central del transepto se cubre con sencilla bóveda de crucería cuyos nervios se recogen en ménsulas, mientras que sus brazos laterales lo hacen con cañones apuntados que refuerzan en sus extremos arcos fajones. Una imposta recorre los muros del edificio por la línea de arranque de las bóvedas.

En el brazo norte del transepto existe una puerta alta y estrecha de medio punto, hoy ciega, que al parecer comunicaba con el exterior. Se sitúa curiosamente en el mismo eje del ingreso meridional antes descrito.

El tramo de los pies de la iglesia, por el que se accede al Convento de Clarisas, se cubre también con sencilla bóveda de crucería. Lo iluminan ventanas, prácticamente idénticas a las del brazo meridional del crucero, compuestas por arcos con chambranas de puntas de diamante.

subir